A medida que se reanudan los cobros de préstamos estudiantiles, millones de personas todavía no pagan

Poco más de la mitad de los millones de prestatarios que recibieron sus primeras facturas de préstamos federales para estudiantes en años en octubre, después de que terminó la congelación de la pandemia, han pagado sus facturas, dijo el viernes el Departamento de Educación.

Cuarenta y tres millones de prestatarios deben colectivamente al gobierno 1,6 billones de dólares en deudas por préstamos estudiantiles. En marzo de 2020, cuando la pandemia de coronavirus sacudió la economía del país, la administración del presidente Donald J. Trump impuso una congelación de la recaudación como medida de ayuda de emergencia. La moratoria fue extendida nueve veces por el Congreso, Trump y su sucesor, el presidente Biden, hasta este otoño, cuando finalmente terminó.

Los funcionarios habían advertido durante mucho tiempo que acostumbrar a los prestatarios a pagar nuevamente después de una pausa tan larga sería un proceso difícil, especialmente después de que la Corte Suprema anuló en junio el plan de Biden de 400 mil millones de dólares para condonar hasta 20 000 dólares de deuda por prestatario. Decenas de millones de personas se habrían beneficiado de ese alivio.

En cambio, 22 millones de personas tuvieron que realizar su primer pago en años en octubre, cuando el gobierno reinició sus mecanismos de recaudación. Según James Kvaal, subsecretario del Departamento de Educación, el 60% de ellos había pagado su factura a mediados de noviembre. (Los prestatarios que todavía están en la escuela o que abandonaron recientemente todavía no tienen deudas. Además, los plazos de pago de algunos prestatarios se han extendido debido a errores en el servicio del préstamo).

Eso deja a casi nueve millones de prestatarios que tenían pagos vencidos pero aún no los han realizado. Mucha gente “necesitará más tiempo”, dijo Kvaal en una declaración escrita el viernes. «Algunos están confundidos o abrumados acerca de sus opciones».

Los prestatarios y defensores de los consumidores dicen que las razones por las que tanta gente no paga van desde demoras administrativas (generalmente causadas por retrasos en los cuatro administradores de préstamos contratados por el gobierno para cobrar los pagos y guiar a los prestatarios a través de sus opciones de pago) hasta la incapacidad de pagarlos. la factura.

Spencer Dixon, de 32 años, es un experto en préstamos estudiantiles: tiene una maestría en políticas de educación superior de la Universidad George Washington y trabaja como consultor para el Student Debt Crisis Center, un grupo de defensa sin fines de lucro. Pero incluso él está desconcertado por el estado actual de sus préstamos.

A principios de 2020, Dixon completó su certificación para un plan de pago basado en los ingresos. Estaba desempleado en ese momento y no tenía ingresos, lo que le permitía recibir un pago mensual de $0. La moratoria pandémica entró en vigor poco después, suspendiendo sus pagos durante más de tres años.

Dixon pensó que cuando se reanudara la facturación en octubre, continuaría donde lo dejó: con un pago de $0. Por eso se sorprendió cuando inició sesión en el sitio web de su servicio de préstamos, Nelnet, y dijo que era tolerante.

Eso es potencialmente un problema para él, porque el tiempo dedicado a la indulgencia generalmente no cuenta para los programas de alivio de préstamos del gobierno, incluida la condonación de préstamos de servicio público, que Dixon está buscando. Hizo múltiples llamadas a Nelnet –el administrador de préstamos más grande del gobierno, con más de 14 millones de cuentas– para tratar de desenmarañar sus préstamos. Uno duró cuatro horas, incluidos largos tramos de espera. Nelnet declinó hacer comentarios y remitió las preguntas al Departamento de Educación.

Kvaal reconoció que reiniciar los cobros después de una pausa de años es “un desafío sin precedentes tanto para los prestatarios como para el Departamento de Educación”.

A Hannah Luna, de 35 años, que trabaja para una organización educativa sin fines de lucro en la ciudad de Nueva York, también se le pospuso su reembolso debido a un retraso administrativo en Nelnet. La Sra. Luna solicitó en septiembre el nuevo plan de pago basado en los ingresos de Biden, Ahorro en una Educación Valiosa, o SAVE.

Más de cinco millones de prestatarios se han inscrito en el plan, pero el exceso ha provocado retrasos en el procesamiento de meses para muchos. La Sra. Luna acaba de recibir un aviso con su nuevo monto de pago mensual – $316 – y su fecha de vencimiento más temprana, el 20 de diciembre.

Tiene la intención de pagar, pero será exagerado. El alquiler, la atención sanitaria y otras facturas consumen más de la mitad de su salario. Durante el tiempo de espera de la pandemia, pudo liquidar sus tarjetas de crédito y abrir una pequeña cuenta de ahorros.

“Fue la primera vez que pensé, oh, pagué todas mis cuentas y todavía tengo dinero para pagar los alimentos, y tengo esta pequeña cantidad de dinero ahorrada; es increíble”, dijo. La reanudación de los pagos del préstamo acabará con ese colchón.

Scott Buchanan, director ejecutivo de Student Loan Servicing Alliance, el grupo comercial de los administradores, dijo que la tasa de pago hasta el momento es «más o menos lo que yo esperaría».

Y añadió: “La verdadera prueba es: ¿dónde estamos en enero? Entonces es cuando creo que tendremos una idea de si las tasas de reembolso tienen una tendencia más baja que antes de la pandemia”.

Algunas personas dicen que simplemente no pueden hacer funcionar las cuentas financieras. Josh Visnaw, de 37 años, es director de proyecto de un proyecto de registro de votantes sin fines de lucro en la Escuela Kennedy de Harvard en Boston. Obtener una licenciatura y una maestría le dejó una deuda de más de 70.000 dólares.

Los planes de pago basados ​​en los ingresos, como SAVE, limitan los pagos de los prestatarios al 10% de sus ingresos discrecionales, pero la fórmula del gobierno para calcular esto no tiene en cuenta los costos de vivienda y otros gastos, como las deudas de préstamos privados o la manutención de los hijos. Los gastos mensuales del Sr. Visnaw incluyen $2,500 en alquiler, una cuenta privada de préstamo estudiantil de $320, medicamentos y visitas al médico para controlar su diabetes tipo 1.

Incluso con el plan SAVE, en el que se había inscrito, los pagos totales de préstamos estudiantiles federales y privados del Sr. Visnaw habrían sido de casi 1.000 dólares al mes. Solicitó y se le concedió una indulgencia por dificultades económicas, lo que retrasó su fecha de pago hasta enero. Este mes pidió que se extendiera la indulgencia.

Espera suspender los pagos hasta julio, cuando entre en vigor un elemento adicional del plan SAVE que reducirá los pagos de préstamos universitarios a un máximo del 5% de los ingresos. Las facturas mensuales de préstamos para millones de prestatarios, incluido el Sr. Visnaw, disminuirán en ese momento.

“Ni siquiera me es posible considerar agregar $600 o $700 adicionales al mes a mis gastos”, dijo. «No es que ‘sería difícil’, simplemente no es una posibilidad».

Los prestatarios que simplemente no pagan o no pueden pagar no enfrentarán las consecuencias más draconianas hasta al menos finales de 2024, gracias a una política que la administración Biden llama «rampa de acceso al pago». Hasta el próximo septiembre, los prestatarios que no realicen pagos no serán reportados a las agencias de crédito y no se les embargarán sus salarios ni sus reembolsos de impuestos, una táctica de cobro común utilizada con aquellos que no han cumplido con sus deudas.

La política tiene como objetivo proteger a “los prestatarios que todavía enfrentan el desafío de hacer espacio para préstamos estudiantiles en sus presupuestos mensuales”, dijo Kvaal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *