El día más intenso en la frontera de Israel con el Líbano: “Es raro saber que va a comenzar una guerra, pero no cuando lo hace” | Internacional

El día más intenso en la frontera de Israel con el Líbano: “Es raro saber que va a comenzar una guerra, pero no cuando lo hace” |  Internacional
El día más intenso en la frontera de Israel con el Líbano: “Es raro saber que va a comenzar una guerra, pero no cuando lo hace” |  Internacional

Es el día más largo en cuatro meses en la frontera norte de Israel y una calle al fondo domina la ciudad de Safed, a 14 kilómetros de la frontera con el Líbano, lo que dificulta la conversación. Son los cazabombaderos, los aviones de reconocimiento y los drones que sobrevuelan este pueblo de Galilea de 39.000 habitantes durante un día después de que un coete lanzado desde el Líbano se cruzara con un soldado y se embarcara en otros ochos en la base militar del Comando Norte que se encuentra Nos encontramos en la entrada. Entre el miércoles y estos jóvenes, Israel respondió con décadas de bombardeos que afectaron a 13 personas. “Me gusta oírlos. Recuerdo que tenemos aviones”, dice con una sonrisa Keren Hodaya Alon, de 52 años, en la bodega. comestible según la ley judía que gobierna con su marido.

Solo habla con el periódico en parte porque no tiene mucho más que hacer. Un grupo de 25 personas había reservado una visita, pero fue cancelada por los acompañantes de la víspera. Ella y su marido, tildados de nacionalistas religiosos, mantienen abierta la bodega «por ideología», explica. “Así como los soldados sacrifican las vidas del pueblo israelí, lo mínimo que podemos hacer es preservar cierta rutina en la retaguardia. Aunque sólo vendamos una botella al día”, afirma. Para poner fin al bombardeo, proponemos actuar en el Líbano como en Gaza: “Necesitamos una guerra dura. Sólo uno y para siempre. Estamos en el Cercano Oriente y debemos hablar el idioma del Cercano Oriente. Juega con estas reglas y demuestra que estamos más locos que ellos. Parece que sólo nosotros, los israelíes, tenemos prohibido ser crueles para proteger nuestra tierra”, asegura.

Si el hombre vive unos kilómetros más al norte, probablemente tenderá a contarle desde algún hotel en el Mar de Muerto, Eilat o Jerusalén, donde hasta 80.000 israelíes en 28 localidades mucho más cercanas que el Líbano siguen siendo evacuados desde hace poco. después del comienzo de la guerra. Al comienzo de las escaramuzas diarias en la frontera, Israel las abandonó para formar una zona de amortiguamiento. El propio Líbano, que acogió a 100.000 personas antes de los bombardeos israelíes más frecuentes y letales (que dejaron 200 muertos). Es un toma y daca mezquino que en otras circunstancias se ha manifestado por momentos en la guerra abierta, pero que no lo derriba, lo que resulta en un sabor agridulce en ambos lados del frente.

En las calles de los mayores, los voluntarios lo regalan camión de comida hamburguesas y bebidas para decenas de miles de soldados desplegados. Cuanto más al norte, mayor es el peligro de los vehículos militares. El líder de Hezbolá, Hasan Nasralá, suele actuar como defensor, utilizando sólo una pequeña parte de su potencia de fuego, de muchos uniformados (muchos de ellos reservistas) en primera línea. Y haber obligado a una evacuación masiva, con los daños psicológicos y económicos que provoca. “Sí, no, estos soldados protagonizarán Gaza”, afirma en uno de sus discursos. Es una forma de defenderse de las críticas internas, impidiéndoles salir en defensa de sus “compatriotas palestinos” cuando las muertes en Gaza se acercan a las 29.000.

Keren Hodaya Alon, con su hijo alcalde, Yoshua, en su tienda de la ciudad israelí de Safed, los jugadores.Antonio Pitta

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En resumen, es posible que nunca más tengas que escuchar críticas. Desde el 7 de octubre, cuando el ataque de Hamas desató la guerra en Gaza, Israel y Hezbolá no han ido tan lejos como para abrir una guerra. El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, emitió esta sentencia con una contundente advertencia: “Hezbolá ha sufrido una escalada media y nosotros tenemos una. Es uno de los 10 que podremos sufrir. Los aviones de la Fuerza Aérea que vuelan sobre el cielo despejado ahora llevan bombas mucho más potentes para objetivos más ligeros. Podemos atacar hasta 20 kilómetros solamente. [de la frontera], hasta 50 años, en Beirut o en cualquier otro lugar. Estás en Beirut como en Gaza. […]. Y, como han demostrado el Estado y el ejército de Israel en los últimos meses, cuando diezmas algo es porque pensamos que es la verdad.»

El martes, el ejército israelí se encontró con nuevos militantes de Hezbolá y la Yihad Islámica en el Líbano. Al día siguiente, llenó la franja de cohetes contra Safed, que ningún grupo armado ha reclamado todavía. Un día, sin provocar heridos, llegó al Hospital Ziv. Las constantes lluvias han provocado inundaciones. Todos los proyectiles aparentemente apuntan a espacios abiertos o a objetivos concretos y, sorprendentemente, no fueron interceptados por la Cúpula de Hierro, el sistema de defensa contra este tipo de proyectiles.

Es el “medio escalón” al que se refiere Galán. Supongamos un salto cualitativo porque Safed está más lejos de la frontera y Hezbol sabe que no ha sido evacuado. Pero no a gran escala porque no hay nadie en su mayoría contra los civiles, dentro de las normas no hay escritos para salvar músculo sin generar una escalera que no dé un paso más.

Israel sufrió los milagros y los juegos: decenas de bombarderos, más aún dentro del territorio libanés, que resultaron en 13 personas, 10 de ellas civiles. Dos víctimas de asesinato selectivo se identificaron como Ali Muhammad al Debes, un alto mando de Radwán, la fuerza de élite de Hezbolá, y Hassan Ibrahim Issa, su número dos. Los bombarderos más letales se encuentran allí desde el 7 de octubre.

La tensión se sintió durante todo el día en Israel. Durante la evacuación de Kiriat Shmona, alcalde de la ciudad de la zona, las alarmas sonaron dos veces en 10 minutos debido a la apertura de una vena de tráfico y una carretera cerrada al tráfico a civiles.

Incluso en Safed. “¿Ves esta plaza con mesas?”, pregunta O Attias, empleado de 29 años de una repostería en la zona más visitada de la ciudad. “Está lleno de clientes habituales. Son como 20 veces menos que los que hicimos en septiembre, que estaban en todos los turistas afuera y adentro, pero son precisamente de los que seguimos abrazados. Ayer también estaba lleno, incluso cuando cayeron los cohetes. Pero entonces [cuando horas después Israel comunicó la muerte de la soldada] vieron lo que había pasado y hoy prácticamente nadie había venido”. “Es”, continúa, “como una guerra con poco ruido”.

Doron Cohen, en su vida de alegría en la ciudad israelí de Safed, juega.Antonio Pitta

Safed no es una ciudad más grande. Recibe 1,5 millones de turistas al año ―hoy completamente evaporados― por ser uno de los cuatro grandes centros del judaísmo (junto con Jerusalén, Hebrón y Tiberíade) en los actuales Israel y Palestina y estar asociado a la Cábala, la mística Judía. Para los palestinos es, a su vez, uno de los grandes ejemplos de la Nakba, la expulsión de dos tercios (700.000) de los que vivían en el actual Israel, convertidos ahora (con sus descendientes) en millones de refugiados. Entre ellos se encuentra el presidente palestino, Mahmud Abbas. Su familia vivió en Safed, Siria, durante la Nakba, cuando él era un adolescente.

La ciudad vieja, repleta de calles y empedradas que conectan antiguas sinagogas, tiendas y galerías de arte con motivos vinculados a la Cábala, suele estar repleta de gente, sobre todo judíos, son comunes quienes tienen un programa que les financia los viajes. Entre los negocios de la popular calle principal, sólo si hay un cierre repentino. “Me ha pillado la casualidad, vengo a buscar unas piezas y me voy”, dice Doron Cohen en su alegre relato con motivos del judaísmo y la Cábala, como el árbol de la vida o la estrella de David. “Está claro que quiero comer. ¿Cómo no quiero quedármelo? Quien te diga aquí que no te lo quedes, mente. No es un ejercicio contra otros que deambulan por el campo de batalla. Ellos son los que pueden venir a nosotros”, asegura.

Cohen, de 55 años y 10 hijos, sabe que en los primeros días de la guerra siempre se aseguraba de tener el depósito lleno de gasolina en el depósito de coches para poder dejar de conducir. Sí No. Ahora si renuncian a dejar los tiempos del calendario en lo que definen como «una situación extraña». “Vivimos igual, pero no es lo mismo. Los que siguen trabajando siguen trabajando y los niños siguen yendo a clase. Estas todos los días con la esperanza de empezar la guerra. Sabes que tarde o duro va a pasar, pero no cuándo”, continúa.

Una calle de la ciudad vieja de Safed (Israel), el jueves.Antonio Pitta

Durante las conversaciones siempre acaba saliendo un año: 2006, en el que Israel y Hezbolá se reunieron durante 34 días. Muchas de las frustraciones actuales deben verse con esto. La reunión se desarrolló con más de 1.000 libaneses muertos, entre ellos su alcalde civil y 167 israelíes, en su mayoría militares. Pero sobre todo existe la sensación de que Hezbol había dejado el cariño de un enemigo militarmente superior. Hoy tiene más y mejores armas y hombres, muertos en combate en Siria, donde cuentan con el apoyo de las fuerzas de Bachar el Asad. Por lo tanto, la gente quiere una “solución permanente”, lo que en Israel suele significar aún más fuerza.

Shuki Ohana es el alcalde. Nadie está en el Ayuntamiento, sino en la humilde sede del Likud, el partido de derechas del primer ministro Benjamín Netanyahu, con quien aspira a la reelección en los municipios que Israel celebra el día 27, tras aplazarlas en dos ocasiones. Estaban previsto inicialmente para el 31 de octubre. Safed está lleno de tarjetas electorales con el rostro de Ohana, con un ritmo más relajado que con el que se desarrolla estos jueves convocados, reencuentros y entrevistas con los medios nacionales. “Estamos completamente preparados para lo que suceda. Tengo que darle una solución a la zona norte. Espero que el ejército, el estado y el gobierno sean los que resuelvan la situación. No puedes tener este goteo [de cohetes]”. ¿Cómo? «Si la solución política no tiene éxito, es mejor para mí ser soldado». El alcalde declara que la evacuación “aún no ha superado la mesa” y que “muy pocas” personas han abandonado la ciudad motu propio. «Yo también prefiero que no evacuemos, pero tenía que ver cómo se desarrollan los acontecimientos».

La solución política a la que recurre Ohana es una que presiona cada vez más a países como Francia y Estados Unidos. Hay varias propuestas, pero hay que mantenerse en común con Hezbolá hasta a 10 kilómetros de la frontera y reforzar la resolución 1.701 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que puso fin al conflicto de 2006 y que tanto unas como otras están incompletas. Nasralá cargó en su discurso del martes la idea que vertebra las propuestas: “Todas las delegaciones que han venido al Líbano en los últimos cuatro meses tienen un único objetivo: la seguridad de Israel, proteger a Israel”. […]. Cuando se acercaba el ataque a Gaza y se levantaba un fuego alto, el fuego también fue bloqueado desde el sur”, informó antes de emitir una advertencia: “Si aumentamos el enfrentamiento, tendremos lo mismo”.

Llueve en Safed y, por momentos, graniza. Yaffa Sahrur, de 67 años, lo retoma filosóficamente en el portal de su casa: “En 2006 sí que llovian cohetes. Ahora, mientras llueve a cántaros…».

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *