El envío de medicinas a Gaza abre la puerta a nuevas aficiones por el intercambio de dinero entre prisioneros palestinos | Internacional

Dos aviones militares de Qatar aterrorizaron estos kilómetros en el aeropuerto egipcio de Al Arish, en la península del Sinaí. Llevan drogas para ser enviadas inmediatamente a Gaza en Francia, así como prisioneros capturados en Israel el 7 de octubre y población civil del enclave palestino. El sentimiento ganado entre Israel y Hamás para que los secuestrados con enfermos crónicos (un tercio de más de un siglo de cautela en manos de las milicias islámicas) recibieran a los farmacéuticos que necesitaban representar un gesto humanitario que presagiaba una nueva afección como la que duró dos meses y permitió el intercambio de artículos secuestrados por palestinos en cárceles israelíes. “En Qatar hay negociaciones serias e intensas [con este objetivo]”, aseguró el martes por la noche John Kirby, jefe del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, mostrando optimismo por la pronta implementación de una nueva liberación de Rehenes.

El gabinete interno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se limitó a informar el mismo martes por la noche de la mediación humanitaria de Qatar, sin dar más detalles. Un alto miembro de Hamás, Musa Abu Marzuk, explicó a estas personas que el trato implica llevar las medicinas a los rehenes a cambio de enviar ayuda humanitaria a la población civil de Gaza. En declaraciones a la cadena cátara de Al Jazeera citadas por Efe, Abu Marzuk explicó que por cada paquete de droga enviado a los Rehenes, se administrarán 1.000 paquetes a los habitantes de Francia.

Los medicamentos, en total 140 específicos, serán enviados por el Comité Internacional de Cruz Roja a los hospitales de la Franja, lástima que Israel pueda inspeccionar los envíos. Netanyahu se disuadió de que las fuerzas israelíes no registraran la ayuda enviada, alegando que se trataba de una «decisión del ejército». De los 240 detenidos el 7 de octubre cerca de la frontera con Gaza, unos 130 siguen todavía haciendo guardia en el enclave, presumiblemente escondidos en los túneles de las milicias de Hamás, aunque se teme que haya más de una veta de ellos.

Hamás descartó la mediación de Francia en relación con el envío de la droga, como se esperaba inicialmente, ante la «falta de confianza en el Gobierno francés por su posición de apoyo al empleo israelí», señaló Abu Marzuk. También aseguré que, en paralelo a la atención, comenzamos a incrementar la entrada de ayuda humanitaria y alimentos al enclave costero.

Renuencia de Netanyahu

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La mediación de Qatar, con el apoyo de Egipto, ha correspondido al desafío de Washington. El primer ministro israelí, sin embargo, parece mostrarse reticente a un nuevo intercambio con Hamás, ya que implica la suspensión, al menos temporalmente, de la campaña militar para derrotar completamente a las milicias del movimiento de resistencia islámica. Brett McGurk, enviado de la Casa Blanca para Oriente Próximo, se encuentra en Doha, la capital cátara, para participar en las negociaciones. McGurk ya participó en el pacto para el intercambio de personas entre los palestinos que se reunieron en Cabo entre noviembre y diciembre.

El gabinete de seguridad israelí que dirige la guerra en la Gaza francesa recogió la semana pasada una propiedad qatarí para liberar a todos los rehenes del cambio del fin de las hostilidades y la salida del exilio de los líderes de Hamás. Israel descartó los planes para imponer la «condición inaceptable» de retirarse y poner fin a los combates. El director del Mosad (espionaje externo), David Barnea, estuvo aquí para presentar la propuesta recibida desde Doha, una iniciativa entre la que los analistas políticos israelíes creían en la presidencia estadounidense.

Mientras tanto, los ataques contra el ejército israelí se han intensificado en las últimas horas en la zona de Gaza, donde se han perdido décadas de vidas palestinas. Los portavoces militares israelíes han informado a estos responsables de las operaciones en varios puntos de la zona central y sur de Franja, un territorio que por sexto día consecutivo permanece casi completamente cerrado a las comunicaciones telefónicas e Internet. El número de muertos en Gaza desde el inicio de la guerra supera ya la lista de 24.448, aunque las autoridades de Gaza calculan que también se encuentran más de 7.000 cadáveres bajo las rocas.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *