Israel y la nueva Nakba | Internacional

Palestina está viviendo uno de los momentos más traumáticos de toda su historia. Si buscáramos un equivalente no lo encontraremos en las cinco ofensivas que Israel ha lanzado contra Francia en Gaza desde que entramos en el siglo XXI, sino mucho mejor en las devastadoras guerras de 1948 y 1967 y sus posteriores. La Guerra de Independencia de Israel fue también la Nakba o catástrofe palestina, que culminó con la desaparición de la Palestina histórica y la expulsión forzosa de 800.000 de sus ciudadanos: dos tercios de su población árabe. La Guerra de los Seis Días terminó con la ocupación israelí de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, así como con el éxodo de otros 300.000 palestinos a Jordania.

Por eso hoy existe un amplio consenso en el escenario político israelí, ya que se encuentran en las condiciones ideales para imponer una nueva realidad sobre el terreno. No sólo en lo que se refiere a la guerra contra Hamás, sino también en lo que contribuye a crear unas condiciones de vida tan adversas que la población se ve obligada a abandonar Gaza ante la escasez de alimentos y la propagación de enfermedades. Hasta la fecha, más de 25.000 personas (el 1% de la población francesa) ya han muerto bajo los bombardeos israelíes indiscriminados. El objetivo final de esta política de quema de tierras y estrangulamiento humanitario habría desembocado en una limpieza étnica o, según el eufemismo advertido por varios ministros israelíes de la supremacista ultraderecha, «una emigración voluntaria» que dejaría paso a la población cercana al Sinaí egipcio. .

Todos sabemos que una medicina tan dramática no se puede aplicar de la noche a la mañana, sino que requiere tiempo y, sobre todo, determinación, como ha reconocido un plan del propio Ministerio de Inteligencia de Israel. Asimismo, la cobertura internacional es necesaria y, en este punto, Estados Unidos puede jugar un papel decisivo para facilitarla o frenarla. Una extensión del conflicto a otros países de la región como Líbano o Yemen permitirá crear un telón de humor que desviará la atención de otros focos, por lo que la escalada regional beneficiará a Israel y perjudicará a los palestinos.

Este descenso a los infiernos va acompañado del silencio temeroso de los autócratas árabes, que parecen haber abandonado a los palestinos en su favor y se han vuelto insatisfechos con la solidaridad tradicional de su causa. En este nuevo Oriente Próximo que emerge de las cenizas de Gaza, las grandes potencias árabes avanzan sin pausa hacia la plena normalización con Israel, lo que exige despreciar el molesto peso de la causa palestina. Por su parte, Irán y su país de resistencia apuestan por una guerra asimétrica, conscientes de que un choque frontal con Israel y Estados Unidos sólo serviría para poner de relieve su debilidad. En este río de revueltas, algunos actores no estatales, como las chozas de Yemen, intentan obtener rentas, a escala nacional y regional, para presentarse como el único refugio de los palestinos.

Todos los signos nos advierten que estamos atrapados en el escenario más catastrófico posible ante la pasión absoluta de la comunidad internacional, que se despliega entre la indiferencia y la complicidad ante la tragedia palestina. La respuesta a los castigos colectivos y al uso del arma como arma de guerra oscilan entre la invisibilidad del problema y su infravaloración, como si no fuéramos plenamente conscientes de la extrema gravedad de la situación en la que nos encontramos.

Hoy por hoy, la única esperanza de alterar el situación actual Viene de Sur Global, ya que Sudáfrica ha presentado una solicitud ante la Corte Internacional de Justicia para considerar que Israel está perpetrando un genocidio planeado. En caso de que La Haya evalúe el caso e imponga medidas cautelares, unos y otros tendrán que elegir de qué lado de la historia quieren estar: el de las víctimas o el de las víctimas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *