La India imaginada por los Beatles es más inspirada que la real | Televisión

La India imaginada por los Beatles es más inspirada que la real |  Televisión
La India imaginada por los Beatles es más inspirada que la real |  Televisión

Hoy se tacharía de apropiación cultural, pero el juego entre los Beatles y la India fue sincero. La cultura pop del Reino Unido sintió el encanto de la que fue su antigua colonia; tenía una poderosa comunidad de emigrados y su música se reproducía en algunos programas de radio. Tampoco sorprende que vayas a la India para vivir la Beatlemanía, que está haciendo estragos en casi todo el planeta. En un país tan joven, multitud de bandas locales se apresuraron a imitar las canciones y la estética del fenómeno ocurrido en Liverpool. Este vinilo contiene la película. Los Beatles y la India, una producción británica de 2021 (en Movistar+), bien documentada y completa. Incluso con una desventaja: no puedo tocar las canciones de los Fab Four, cuestión de derechos, menos mal que nos las sabemos.

La película, dirigida por el indio Ajoy Bose (autor del libro en el que se basa: A través del universo) y el británico Peter Compton, contiene muchas voces, británicas e indias, sobre ese idilio. Si ves cómo los Beatles abrazaron apasionadamente la música del subcontinente antes de ingresar a ese país por primera vez en 1966; En 1968, su viaje a Rishikesh para meditar con el gurú Maharishi, al frente de una expedición de artistas, resultó ser una intensa experiencia de lo que había cambiado. Pero no como antes.

La primera interacción no hacía esperar mucho. En la película ¡Ayuda!, En 1965, Los Villanos era una pandilla de indios con todos los estereotipos posibles. En una de sus escenas, como en la pasada, aparece una pandilla india en un restaurante. George Harrison, siempre inquieto, se dejó llevar por el sonido del sitar. Si viniera alguno. Dios con maestro: Ravi Shankar, música de Benarés que ha tenido cierto nombre en Europa, y que por tanto no podía imaginar que tocaría en los grandes festivales de rock de Monterey y Woodstock. El sitar con los Pinitos Harrison tocó por primera vez Madera de Noruega, canción de Lennon, es Núcleo de goma (1965).

La influencia india combinó muy bien con el momento Beatles y el contexto cultural. Todos estos sonidos caen en sus búsquedas espirituales. hippies y del propio Harrison, y de la onda psicodélica, fruto de la experimentación con el LSD. El Liverpool renunció a los turnos para aumentar su ambición en el estudio y permaneció en la lista para desafiar los cursos de estilo. En el álbum donde se nota este punto de inflexión en la banda, revólveres (1966), Sonaba Yo también te amo, con Harrison más dulce en el sitar, y el hipnótico muy desolado en forma Mañana, quién sabe, por Lennon.

Los Beatles aparecieron brevemente en Delhi en julio de 1966, después de grabarlos. revólveres y de la fuga de una posición conflictiva en Manila (en la que hicieron un feo a Imelda Marcos, la esposa del dictador, y tuvieron que salir pitando). Si lo vi venir: Harrison se apresuró a regresar a la India en septiembre. Fingí viajar de incógnito, pero su lugar era muy conocido y él se preguntó si durante sus vacaciones no querría ser uno de ellos. bateador. No sólo se tomó una selfie en el Taj Mahal, sino que trabajó con la música local en su primer proyecto en solitario, el muro maravilloso. Durante la visita de ese viaje, George firmó algunos temas importantes de sitar con los Beatles: Dentro de ti sin ti (él sargento pimientos) Y Luz interior, quien era querido para mi separar. Pero entendí que nunca habría sido un maestro en ese instrumento si no hubiera querido que su admirador Ravi Shankar terminara de aprenderlo. Hizo otro tema del aire hindú después. Recorrido mágico y misterioso: camino del arrendajo azul, pero eso sí, sin sitar.

A principios de 1968, los Beatles estaban muy perdidos. El fiasco del programa de televisión Recorrido mágico y misterioso, Strenado en Navidad con malas críticas, destacó el agotamiento del modo psicodélico. Le afectó mucho la muerte de su representante, Brian Epstein, quien era miembro del grupo. Decidí detenerme y pensar, y procedí a instalarme al pie del Himalaya para un curso de meditación impartido por Maharishi Mahesh Yogi, un santo que se hizo popular en San Francisco en ese momento y a quien había visitado antes (junto con varios de los Stones) en Gales. A los Beatles y sus parejas se suman otros artistas como Donovan, Mia Farrow, Mike Love (de los Beach Boys) o el músico de jazz Paul Horn, además del fotógrafo Paul Horn y el periodista Lewis Lapham.

Dije que la película es exhaustiva: no sé si me equivoqué al mirar todos y cada uno de los textos del del retiro. La verdad es que semejante excursión espiritual estuvo plagada de suposiciones muy terrenales. Maharishi intentó explotar la popularidad de sus ilustres hombres, y hasta ese momento había vaticinado que se rodaría un documental con ellos, cosa que ellos negaron. El rumor era que el gurú tenía algún tipo de acercamiento sexual con Farrow, con quien pretendía financiarse en un «abrazo cósmico». Escondió a los malvados y la inocencia de la experiencia saltó a pie. Sí, con tanto tiempo libre que tenían entre meditación y meditación, McCartney y Lennon se lanzaron con un montón de canciones, de cuatro décadas, que transcurrieron en el álbum blanco, y algunas vinculadas a sus álbumes posteriores juntos o en solitario.

La película terminó con el regreso muy intensificado de la expedición a Londres. Ringo y su mujer Maureen no se bañan durante más de diez días; Paul se fue por tres semanas. George y John, los más tenaces, estudiaron con el gurú durante unos meses y medio, y tras el primero se fueron a la India a visitar Madrás. Lennon se levantó imperturbable, sintiéndose usado. yo escribí la canción Sadie sexy, que se iba a llamar al principio Maharishi. “¿Qué ha hecho? Nos pusiste en ridículo. Rompe las reglas y deja que todos lo vean».

La película se detiene. Fue interesante analizar la imagen de esa música en el álbum blanco que vi en la gira. Nada de sitar, nada de disfracciones, nada de viajes psicodélicos, la mayoría efectos sonoros contenidos, llevados de blanco, sin título. Una colección de 30 canciones básicas: guitarra, bajo, batería y piano. La influencia india es menos obvia y está más en Lennon, como en el acorde único de Querida prudencia, dedicado a la hermana de Mia Farrow. Además, fue ignorado para este disco (y se recuperó). Déjalo ser) su composición de inspiración hindú es más evidente, A través del universo. Harrison ya se estaba convirtiendo en compositor, pero descubrió los orientalismos, aunque luego colaboró ​​con Ravi Shankar, quien organizó el festival de discos a beneficio de Bangladesh; Siempre ha sido el más místico de los cuatro. En el álbum blanco completa los detalles que caen. bateador Estás haciendo un estruendo diferente, que lleva los temas creados por tu cuenta pero agravará la cohesión. Al año siguiente, a mediados de 1969, la banda estará en rotación.

El contacto con la India real, en lugar de la imaginada, Dios le da un nuevo giro a su música, pero no tienes el exotismo hasta que te vuelve simple. El color indio ha evolucionado en mayor medida. Más que cierto. Viajaron tantas veces tratando de encontrarse, cada uno de ellos yendo solo.

Puedes seguirlo a EL PAÍS TELEVISIÓN Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Recibe el boletín de televisión

Toda la actualidad de canales y plataformas, con entrevistas, novedades y análisis, además de consejos y críticas de nuestras publicaciones periódicas.

PUNTIAGUDO

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *