Las madres y esposas de los movilizados rusos exigen la regresión de Ucrania: “No quiero que tengan miedo del terror” | Internacional

Vladimir Putin decretó que este, su tercer año de guerra contra Ucrania, sería el año de la familia en Rusia. Pero ahora una parte de esas familias intenta convertirse en quebradero de cabeza del Gobierno durante los dos meses de las elecciones presidenciales. Un pequeño grupo de madres, esposas y novicias de civiles que fueron desplazados por la fuerza del Kremlin en octubre de 2022 por la guerra en Ucrania financiaron un canal en Telegram a finales del mes pasado para alzar sus voces e instar al regreso de los soldados. La plataforma’Chimenea en casa‘-poner domoi, en ruso—la siguen ya más de 30.000 personas. Constituyen un colectivo minoritario, con buena salud, pero un grupo creciente de mujeres exigió a sus familiares regresar a sus casas desde el frente y exhibir su malestar en el canal, si dirigían diputados o realizaban algún piquete de protesta.

“No puedo negarle a ninguna otra mujer el terror que siento”, dice a este periódico una de las administradoras del canal, siempre preocupada por la posibilidad de una notificación fatal del Ministerio de Defensa. Durante tus descansos, escucha a tu hijo llamándola fuerte al otro lado del teléfono. “Me importa mi marido, me importa una de mis amigas del frente”, se queja, aunque asegura que ninguna figura de un nombre está a salvo, que los seres queridos no tienen otra opción para mostrar su descontento. “Todas decenas los mismos, ¿por qué tener miedo? Tengo más tiempo para perderlos y culparme si no hago nada».

Un grupo de mujeres deposita flores en memoria de los que murieron en el avión maravilloso, estos jóvenes de Belgorod. AP

“También hay muchas chicas que recuerdo y que no quiero enviar a nadie delante”, señala. Su iniciativa fue un desmantelamiento total, no la sustitución de alguien pagado por otros, para que en el ejercicio sólo sirvan quienes quieran contratar. «Nos gustaría que cesara el fuego, pero no sabíamos cuántas fuerzas tenemos para conseguirlo», se suma antes de recordar que su principal objetivo es la desmovilización.

“Creemos que la operación militar especial está en marcha. [así llama Putin la ofensiva sobre Ucrania], nuestros hombres volverán a quedarse en casa, pero necesitamos un decreto de desmantelamiento porque es posible que se queden allí o los trasladen a otro lugar”, insiste este administrador del canal. Además, su grupo exige un alcalde fiscal y un defensor de los derechos humanos en los puntos de reclutamiento y que el servicio militar obligatorio pueda ser sustituido por el servicio social de las fuerzas del frente.

Putin ordenó su primera movilización el 21 de septiembre de 2022, aunque el Kremlin pasó semanas planificando este paso. Según el Ministerio de Defensa, el objetivo era reclutar 300.000 civiles, pero el decreto no incluía ninguna cifra. El Kremlin hizo esto para concluir la movilización a principios de 2023, pero nunca publicó otro decreto ni el documento que confirmaba la conclusión del proceso. El gobierno ruso se aseguró entonces de que la palabra del presidente era suficiente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“Formemos nuestra plataforma en Verano [de 2023]. Varias chicas han estado en diferentes grupos y dieron saber que esto no ayuda. Todos nos preguntamos antes y decidimos después”, afirma el administrador delChimenea en casa‘. Sin embargo, se enfrentó a un muro de problemas y silencio por parte de la administración.

Cartel publicitario de incorporación a las Fuerzas Armadas en una calle de San Petersburgo, el día 11 de enero. ANATOLÍ MALTSEV (EFE)

«Al principio queríamos ver nuestro tema a la luz, parecía un secreto escondido debajo de ti. Si escribíamos una pregunta a algún gobernador cuando hablábamos de un programa en vivo, respondíamos las preguntas más banales e ignoramos cientos de mensajes sobre el regreso de los movimientos”, recuerda.

Después de haber apelado “masivamente” a la Duma del Estado, la Cámara Baja de Representantes, estas mujeres se reunieron con algunos diputados. “Dijimos que este problema lo podíamos solucionar con las vacaciones y eso fue todo”, recuerda. “No tengo rotaciones de heno. Los que tienen buena suerte vienen de vacaciones y los que no, mala suerte. Ha pasado más de un año y algunos de los movilizados no han estado en casa”, denuncia.

La presión arribaChimenea en casa‘comenzó a crecer después de que algunas mujeres o madres de soldados comunicaron su problema al Partido Comunista en noviembre. “Pusieron a los propagandistas ya los bots [en redes] hablar contra nosotros, y así hasta hoy: ya sea que pertenezcamos a la CIA o seamos paganos del extranjero”, denuncia el administrador. Además, Telegram calificó su canal de «falso» luego de recibir denuncias de que supuestamente usurpó las identidades de algunas mujeres. “Solicitamos una solicitud de verificación de inmediato y no hay respuesta. Muchos periodistas intentaron contactar con Pável Dúrov —fundador de Telegram—, pero hubo poca respuesta oficial.»

El 17 de enero se intensificó la presión sobre estas mujeres. Algunos depositaron flores y recogieron individuos con tarjetas en los lugares donde la Llama Eterna recogió a los soldados rusos. Según denuncia ‘Camino a casa’, algunos miembros con pases del Centro E —Centro para la lucha contra el extremismo, del Ministerio del Interior—los buscaron en el Metro para identificarlos. Sin embargo, estas acciones no caerán en el olvido y se repetirán nuevamente en los próximos días.

“La acción de colocar flores es diferente para cada persona. Aquí cualquier cosa puede poner dos claves de tu verdad. Por su libertad. Por tu vida. Por la vida de tus queridos (…). Honrando la memoria de nuestras muchas flores o flores para “nunca más”, el grupo se manifestó la semana pasada.

Su canal registró en otra de sus publicaciones que Putin declaró el 23 de enero como el inicio del año de la familia. “No responderemos a los niños con una pregunta que es como un rompecabezas en sus corazones cada vez que la hacen: ‘¿adónde irá papá?’. No sabemos la respuesta. Por alguna razón él no lo sabe y, aparentemente, el presidente también. El presidente omnisciente y todopoderoso no lo sabe».

Algunas de sus opiniones sobre la guerra cambian, pero todos los participantes en esta plataforma comparten su deseo de hacer lo que puedan. “También nos solidarizamos con la otra parte”, afirma personalmente que es el administrador del canal por encima del sufrimiento de los ucranianos. “Nuestras mujeres también son madres que sufren, atraen los mismos afectos que las nuestras. También hay gente rápida, como la nuestra, que simplemente baja la rueda de esta máquina”.

Se prohibieron las manifestaciones políticas. En realidad En Rusia desde la pandemia, aunque la represión ha tenido varios momentos de guerra con la invasión de Ucrania. Según el portal especializado en persecución política OVD-Info, unas 19.850 personas han sido detenidas desde el 24 de febrero de 2022 por protestar. Por ello, el Kremlin se dio cuenta de que había aceptado las peticiones de las mujeres de los movimientos.

La politóloga Tatiana Stanovaya, fundadora del centro de análisis R. Politik, subraya que Putin puede considerar la implementación de estas mujeres como una tradición: “Las autoridades se toman en serio las protestas que consideran legítimas, como las manifestaciones de los falsos de calor. , las construcciones ilegales o incluso los discursos antisemitas radicales, pero también las protestas de los cónyuges movilizados, los de Bashkiria – por la condena de un defensor de la etnia local – o las piquetas individuales indefensas en ayuda de los ilegítimos y los ilegítimos. Los líderes políticos, por tanto, deben ser duramente reprimidos.»

El Kremlin se enfrenta a una actitud delicada porque las mujeres protestantes son las esposas de aquellas personas que tratan con hombres que pesan sobre el futuro de la guerra en Ucrania. Poco después de la movilización, Putin protagonizó un encuentro con varias esposas y madres de militares que apoyaban su causa en Ucrania, aunque luego supo que muchas de ellas tenían alguna relación con el gobierno.

Sin embargo, el dolor y el dolor de muchas personas mejoraron y abrieron una brecha entre el pueblo y el Kremlin. ‘estoy caminando a casa Esta semana publicó un vídeo en su canal donde un soldado es atacado con policías para intentar impedir las ofrendas florales de mujeres. “Nos recuperaremos y rogaremos a uno de nosotros que se caiga porque nos reuniremos con nuestras mujeres mientras corremos hacia los jojli (término descriptivo con el que los rusos llamaban a los ucranianos por el tradicional cosaco mechón, el oseledets)”, dice el soldado, con la querida tapada por un pasamontañas, a los agentes animándoles a ir al frente en lugar de presionar a sus esposas.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *